Estimadas y estimados colegas.

Coinciden en este trágico año para el mundo dos momentos con gran significado para la humanidad: Las Pascuas Judías y Cristianas. El pueblo judío celebra la liberación de la esclavitud. La liturgia de la festividad recuerda que cada ser humano debe sentirse personalmente como si él hubiera salido de la exclavitud y el Pesaj convoca a pensar que somos libres para vivir dignamente quienes somos. Ello implica el compromiso de trabajar en pos de la libertad y la dignidad de cada ser humano. El pueblo cristiano, evoca la resurrección de Cristo que ha vencido la muerte y es la fuente de esperanza, de ella brota la energía necesaria para la transformación del mundo. Son momentos muy difíciles. Utilicemos estos días de reflexión para bregar por el fin de esta pandemia. Para cuidarnos, quedándonos en casa, agradeciendo lo que tenemos y preocupándonos por el otro, en especial por los enfermos, por los ancianos y por los que no tienen lo suficiente para vivir.

Jag Pésaj Sameaj.

Felices Pascuas.

La Comisión

 

Descargar